Permisos retribuidos recuperables

Last updated on

Ya son 17 días desde la declaración del estado de alarma para la gestión de la situación de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Desde la publicación de El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma, se han aplicado medidas en relación con la limitación de la movilidad de las personas, así como de las actividades sociales y económicas de nuestro país para la contención del avance del COVID-19.

Los permisos retribuidos recuperables

La paralización de la actividad económica decidida por el Gobierno provoca el cese del trabajo durante este período. La fórmula para ello es la de los permisos “retribuidos recuperables”.

👉 ¿Qué son?

Es una medida excepcional aprobada por el Gobierno este domingo para hacer frente a la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus que obliga a todos los trabajadores que se dediquen a actividades no esenciales a permanecer confinados en sus casas. No dejarán de percibir su salario, pero una vez terminada la situación de emergencia deberán recuperar las horas de trabajo no prestadas.

👉 ¿A quién aplican?

El permiso retribuido recuperable se aplicará a todos los trabajadores del sector público y privado que actualmente no prestan servicio en esas actividades esenciales y que para desarrollar su trabajo tienen que desplazarse. 

A todas las personas trabajadoras por cuenta ajena (quedan excluidos autónomos) que presten servicios en empresas o entidades del sector público o privado, cuya actividad no haya sido paralizada como consecuencia de la declaración de estado de alarma establecida por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo.

También quedan afectadas las personas que estén disfrutando de un ERTE de reducción de jornada en sectores no esenciales.

Así pues, aparte de lo especificado en el real decreto publicado en el BOE, la medida resulta aplicable a las trabajadoras y trabajadores del sector privado principalmente.

Estos son ejemplos de servicios no esenciales que deberán parar su actividad:

 

- Oficinas no relacionadas con servicios de primera necesidad. 

- Líneas de producción no relacionadas con servicios esenciales. 

- Personal de la construcción.

- Hostelería que no realice repartos a domicilio. 

- Comercio minorista.

👉 Personal excluido de la aplicación de la medida

A la misma vez, esta medida no afectará a las personas que se encuentren teletrabajando ni a los trabajadores incluidos en expedientes de regulación de empleo temporal (ERTEs). 

También quedan excluidas de la aplicación de la medida: 

  • Las personas trabajadoras que presten servicios en los sectores calificados como esenciales en el anexo de este real decreto-ley.
  • Las personas trabajadoras que presten servicios en las divisiones o en las líneas de producción cuya actividad se corresponda con los sectores calificados como esenciales en el anexo de este real decreto-ley.
  • Las personas trabajadoras que se encuentran de baja por incapacidad temporal o cuyo contrato esté suspendido por otras causas legalmente previstas.
  • Las personas trabajadoras que puedan seguir desempeñando su actividad con normalidad mediante teletrabajo o cualquiera de las modalidades no presenciales de prestación de servicios.

Recuperación de las horas de trabajo

A priori, la recuperación de las horas dejadas de trabajar no es obligatoria, de hecho, se afirma en el Real Decreto que el acuerdo que se alcance entre empresa y trabajadores podrá regular la recuperación de horas.

 La recuperación de las horas de trabajo, no prestadas entre el 30 de marzo y el 9 de abril, se podrá hacer efectiva desde el día siguiente a la finalización del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020. Además, dicha recuperación deberá negociarse en un periodo de consultas abierto al efecto entre la empresa y la representación legal de las personas trabajadoras, que tendrá una duración máxima de siete días.

La recuperación de estas horas no podrá suponer: 

  • El incumplimiento de los periodos mínimos de descanso diario y semanal previstos en la ley y en el convenio colectivo,
  • El establecimiento de un plazo de preaviso inferior al recogido en el artículo 34.2 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores
  • Ni la superación de la jornada máxima anual prevista en el convenio colectivo que sea de aplicación.

Deberán ser respetados los derechos de conciliación de la vida personal, laboral y familiar reconocidos legal y convencionalmente.

El sistema es ágil en su puesta en práctica, en la medida en que se pone en marcha automáticamente desde el primer día, sin necesidad de someterse a procedimiento previo administrativo o sindical: no se trabaja esos días, pero la nómina del mes se abona íntegra como si se hubiese trabajado. 

Igualmente, es flexible en cuanto a su recuperación, pues se deja abierta a las singularidades de cada empresa, ahora sí, con la intervención en el modo de hacerlo por parte de los representantes de los trabajadores.

Sería importante que la flexibilidad permita incluso que se decida que la recuperación se concentre en el período previsto de vacaciones, con lo cual sería posible acoger el modelo danés.

❗️¿Pueden las empresas seguir presentando ERTEs?

Las empresas sí podrán seguir presentado ERTEs, como parte de la flexibilidad que el Gobierno ofrece a las empresas para afrontar esta situación temporal.

Si quieres saber más sobre los ERTEs no dudes en leer nuestro artículo en el Blog PayFit o consultar nuestro Centro de Ayuda.

Júlia Larrosa

PayFit

Júlia Larrosa

Tags