5 errores frecuentes que cometen los responsables de RRHH en una entrevista

Actualizado el

Las redes sociales se han llenado de responsables de RRHH que dan consejos a los candidatos sobre qué cosas no deben hacer en sus entrevistas de trabajo: no decir que no tienes debilidades, no aparentar nerviosismo, no incluir información irrelevante en el CV… ¿Pero qué hay de los entrevistadores? 

Todo el mundo ha pasado por los nervios de hacer una entrevista de trabajo, y lamentablemente, pequeños errores pueden hacer al reclutador no estar a la altura de la situación.

En este artículo, con la ayuda de las Reclutadores Especialistas de PayFit, Paula Díaz y Judit Ruiz, le damos la vuelta a la perspectiva y hablamos de los errores frecuentes que realizan los reclutadores de recursos humanos en las entrevistas. 

¡Toma nota!

  • 1 Sesgos cognitivos 
  • 2 No preparar la entrevista 
  • 3 No tomar nota
  • 4 No dar feedback o no comunicar la decisión 
  • 5 No representar a tu empresa (“Tono de voz” erróneo) 

1 Sesgos cognitivos 

Un sesgo cognitivo es un prejuicio hacia otra persona, lugar o cosa desconocida. Un sesgo cognitivo es algo inconsciente, que se hace sin querer en base a la información disponible en nuestras mentes.

Todos realizamos prejuicios sin querer a diario, cuando nos cruzamos con gente, cuando el camarero nos atiende en el restaurante… y la mayoría de veces sabemos detectar lo que son prejuicios y esto no tiene porque interferir demasiado en el día a día.

No obstante, no ser conscientes de los sesgos cognitivos en RRHH puede ser algo perjudicial para el desarrollo de una entrevista. 

Lo ideal es que el reclutador parta de cero con el entrevistado, sin prejuzgar por su apariencia física, basándose en la información que nos da y en hechos razonables. 

Imagina que estás buscando a alguien que cubra un puesto como obrero, y tienes dos candidatos igual de cualificados: uno es hombre y la otra es mujer. Si nos basamos sólo en capacidad (no en personalidad o encaje con la cultura de empresa),  un ejemplo claro sería pensar que un candidato hombre podría ser más apto que una mujer por su género. Esto es un sesgo que puede venir motivado por el hecho de observar a lo largo de los años que la mayoría de obreros son hombres.

Existen diferentes tipos de sesgos: de estereotipos, basados en nuestras creencias, de comparación… Lo más importante como reclutador es conocer que esto puede pasar, que sesgos existen, no generalizar y no dejarnos influenciar por esas informaciones que llegan a nuestra mente en forma de prejuicio.

2 No preparar la entrevista 

Por obvio que parezca, este error se comete más de lo que debería. 

Aunque hayas visto el currículum del candidato con anterioridad, no olvides “estudiarlo” antes de la entrevista, anotar los aspectos que más te llaman la atención y en los que quieres que profundice en la entrevista: que te explique su erasmus en Roma, la empresa que emprendió cuando tenía 22 años, qué fue lo que le motivó a aprender coreano.

En el mundo del reclutamiento se ha visto de todo: entrevistadores que no recuerdan el nombre de la persona a la que están entrevistando, entrevistas demasiado cortas o demasiado largas en las que se repiten las respuestas una y otra vez. 

Define cuánto tiempo debe durar como máximo la entrevista, los aspectos que necesites que el candidato te explique para poder avanzar en el proceso, qué le quieres explicar sobre la empresa y las condiciones del puesto… esto hará que sea más fluido y que te asegures de obtener toda la información que necesitabas.

3 No tomar nota

No confíes en que vas a retener toda la información en tu mente, ¡es una trampa!

Tras 6 o 7 entrevistas en un día, puedes confiar en que tu mente va a empezar a mezclar información del que se graduó en la Complutense y el que hace un voluntariado en el refugio de animales cada verano ¿...o era el mismo candidato?

Por eso debes darle importancia a tomar nota. 

Nuestro consejo es que no tengas una hoja en blanco a la hora de tomar apuntes sobre el candidato: apuntarás información que no es relevante y olvidarás anotar la que sí.

Pro tip: Nuestras expertas reclutadoras recomiendan tener una plantilla de para tomar nota igual para todos los candidatos y entrevistadores implicados en el proceso.

Esta plantilla puede ser muy sencilla e incluir solo 3 puntos principales: 

  • Puntos fuertes/ a destacar
  • Puntos débiles/ riesgos
  • Puntuación del 1 al 5

Si tus procesos de selección tienen varios pasos e implican distintas entrevistas, puedes pedir a todos los entrevistadores que rellenen esta plantilla. ¡Será más fácil a la hora de compartir el feedback!

4 No dar feedback o no comunicar la decisión 

A nadie le gusta que le dejen con la duda. 

Se está popularizando la idea de preguntar el porqué cuando te descartan de un proceso de selección: ¿qué motivos has visto en mí para que no encaje en la posición? Esto ayuda a la persona a aceptar la decisión y también a detectar sus posibles puntos de mejora de cara a próximas entrevistas.

Si como decíamos en el punto anterior, has tomado nota, no te será difícil compartir tu percepción de la entrevista con el candidato.

Recuerda siempre dar feedback constructivo y de una manera amable. Buscar trabajo puede convertirse en un proceso emocionalmente agotador para los candidatos.

Pero para poder llegar a esta fase, primero debemos comunicar la decisión. 

No comunicar la decisión no deja en buen lugar al reclutador ni a la empresa. 

Un tip de nuestras recruiters: Prepara una plantilla para enviar a los candidatos que descartas.

Es importante que sea personalizable, a nadie le gusta que le hable un “robot”. Incluye su nombre, la posición a la que se ha inscrito, algún dato que haya comentado en la entrevista. Incluso puedes elaborar un pequeño feedback de porqué se ha tomado esa decisión.

¡Recuerda siempre agradecerles su tiempo!

Descárgate nuestra plantilla: mensaje de rechazo de un candidato.

5 No representar a tu empresa (“Tono de voz” erróneo) 

Como reclutador, debes recordar que eres el máximo representante de la empresa cuando hablas con los candidatos.

Esto implica que debes respetar y estar alineado en la medida de lo posible con la forma de comunicar de tu empresa. No es lo mismo trabajar para una firma de abogados laboralistas que para una startup. 

Toda empresa tiene una forma de comunicar y quizás, hasta unas normas a seguir en la forma de comunicar externamente y en RRSS. 

Tenlo en cuenta tanto para tus entrevistas como para la redacción de las vacantes en portales de empleo o redes sociales como LinkedIn. ¡Ahí empieza la experiencia del candidato!

Autora

PayFit

Sara Furiati

Otros artículos según tus gustos

Cómo humanizar los RRHH de una empresa

Hay tareas del departamento de recursos humanos que tienen bien poco de humano, y por esa razón existen soluciones digitales que tratan de reducir el tiempo que se dedica a estas tareas, con el objetivo de centrar la atención en lo importante: las personas.

¿Por qué es importante hacer un buen currículum vitae?

Dicen que la primera impresión es la que cuenta. Y, si esto es cierto, a la hora de buscar trabajo, el primer cara a cara que tenemos con las empresas es a través del CV. En este artículo encontrarás los mejor tips y consejos de nuestro equipo de Talent Acquisition.

El plan de contratación y el capacity plan: porqué debes aplicarlos en RRHH

¿Tienes previsión sobre cuantas incorporaciones se tendrán que llevar a cabo durante un periodo de tiempo determinado y cuantos técnicos de selección y captadores de talento necesitas para conseguirlo? Te explicamos las claves del plan de contratación.

No te pierdas ningún contenido
PayFit