Qué efectos fiscales tienen los ERTES para los trabajadores

Actualizado el

Estar en situación de ERTE tiene un doble efecto sobre las responsabilidades vinculadas a la retención de IRPF de los empleados.

En este artículo, te ponemos al día de tus obligaciones fiscales como empleado y te descubrimos con ejemplos algunas situaciones para que entiendas el efecto fiscal que tienen los ERTES.

Para más información sobre los diferentes aspectos de los ERES y ERTES, te recomendamos volver a nuestro artículo principal y navegar por el contenido segmentado.

Información ERES y ERTES

Vuelve al artículo principal de ERES y ERTES

Desde nuestro artículo principal podrás volver a navegar a través de contenido segmentado con todas las medidas que afectan al ámbito laboral.

Las retenciones del IRPF

El empleado afectador por el ERTE tendrá dos pagadores durante 2020, el primero la empresa, que al modificarse a la baja la cuantía de los rendimientos del trabajo (como consecuencia del ERTE) podría regularizar el tipo de retención de IRPF que aplica en la nómina del citado empleado a la baja. El segundo pagador, el SEPE probablemente no aplique ninguna retención de IRPF a las prestaciones por desempleo. La consecuencia directa de esta situación será que la retención de IRPF que ha soportado el empleado en sus nóminas será inferior a la que teóricamente le correspondería atendiendo a su situación laboral, personal y familiar.

Una alternativa para evitar esta situación es que el empleado solicite a la empresa la aplicación de un IRPF superior al que teóricamente le corresponde.

Ejemplo:

Un trabajador tiene una retribución bruta anual de 24.000 €, su situación familiar es 3 y no tiene hijos. Afectado por la pandemia, durante los meses de abril, mayo y junio de 2020 está en ERTE de suspensión de contrato.

En la siguiente tabla, reflejamos el importe anual total de las retenciones que presenta considerando una retribución de la empresa y una prestación por diferencia. 

PayFit

La declaración de la renta

La normativa fiscal de aplicación establece dos límites a efectos de rendimientos del trabajo (lo que ha percibido en la nómina o el desempleo) por debajo de los cuales los trabajadores no tienen obligación de presentar la declaración de la renta:

1. Rendimientos iguales o inferiores a 22.000 € en el año

El empleado no tendrá obligación de presentar la declaración de la renta cuando existe un único pagador durante el año natural (si ha trabajado para una única empresa), o si existe dos o más pagadores (por ejemplo, el empleado ha trabajado para más de una empresa o ha trabajado para una empresa y ha cobrado la prestación por desempleo) y la suma de las retribuciones del segundo y siguientes pagadores no supera en conjunto los 1.500 € en el año correspondiente.

2. Rendimientos iguales o inferiores a 14.000 € en el año

El límite previsto en el apartado anterior desciende desde los 22.000 € hasta los 14.000, cuando durante el año natural exista más de un pagador (por ejemplo, el empleado ha trabajado para una empresa y ha cobrado la prestación por desempleo) y la suma de las retribuciones del segundo y siguientes pagadores (por orden de cuantía) supera en conjunto los 1.500 euros.

La situación descrita en el segundo límite es factible que se produzca en empleados que han permanecido afectados por un ERTE de suspensión 2 o más meses.

Ejemplo 1:

Un trabajador percibe durante el año 2020 los siguientes rendimientos del trabajo: 16.000€ procedentes de la empresa, 1.200 € en concepto de prestación por desempleo al permanecer dos meses en situación de ERTE por Fuerza Mayor.

👉 Solución: En este caso no estará obligado a presentar declaración del IRPF (en conjunto no supera los 22.000 euros y las cuantías recibidas del segundo pagador no superan los 1.500 euros). 

Ejemplo 2:

Una trabajadora que percibe durante el año 2020 los siguientes rendimientos del trabajo: 14.000€ procedentes de la empresa y 1.900 € en concepto de prestación por desempleo al permanecer cuatro meses en situación de ERTE por Fuerza Mayor.

👉 Solución: En este caso estará obligado a presentar declaración del IRPF (en conjunto supera los 14.000 euros y las cuantías recibidas del segundo pagador supera los 1.500 euros).

Por último, hace falta destacar que las ayudas públicas como las prestaciones por desempleo o por un ERTE, no están sometidas apenas a retención como hemos visto, y si el año siguiente estás obligados a presentar la declaración de la Renta puedes llevarte una sorpresa al no haber ingresado retenciones por aquellas, nos tocará pagar esa parte del impuesto que no hemos adelantado.

PayFit

Alejandro Garcia

Payroll Expert

Otros artículos según tus gustos

La cláusula de salvaguarda del empleo en los ERTES vinculados al Covid-19

Entiende el compromiso de salvaguarda de empleo que adquiere la empresa, al disfrutar de las exenciones de cuotas a la Seguridad Social previstas para los ERTE de fuerza mayor y causas ETOP vinculados a la pandemia.

ERTES: pagas extra y vacaciones

El haber estado afectado por un ERTE durante el 2020 puede impactar tanto sobre la cuantía de la citada paga extra de navidad, como sobre el número de días de vacaciones. Te lo contamos todo sobre el ERTE, vacaciones y pagas extra.

COVID-19: Medidas y restricciones por Comunidades Autónomas

Encuentra en este artículo todas las medidas y restricciones en tiempo real aplicadas por las diferentes Comuniades Autónomas para hacer frente a la pandemia del COVID-19.

No te pierdas ningún contenido
PayFit